Matiz Soluciones Lingüísticas +34 968 52 15 52

Inicio / Novedades / Una agencia de traducción no sirve para nada…

Una agencia de traducción no sirve para nada…

Una agencia de traducción no sirve para nada… si el cliente no pide las cosas para las que sí sirve.

Pregunta esto a tu agencia de traducción y aprovecharás al máximo su potencial:

  • ¿Cuánto tarda la traducción?

    • Una buena agencia sabe cuánto tardará en realizar un trabajo determinado antes de realizarlo. Pide fechas de entrega concretas, en días laborables desde que aceptes el presupuesto.
    • Para ello, eso sí, tendrás que tener claro cómo de grande será tu pedido en el momento de pedir el presupuesto. Desconfía de aquellos que prometen cualquier volumen en cualquier plazo: algo sufrirá (el plazo, la calidad, tu bolsillo, o todo lo anterior).
  • ¿Cuánto cuesta la traducción?

    • Una buena agencia tiene precios predecibles y te puede orientar respecto al precio de lo que estás pidiendo antes de hacerlo. De nuevo, tienes que saber qué quieres traducir, pero ellos harán todos los cálculos.
    • Ten en cuenta que hay diversos niveles de calidad:
      • traducción sola (borrador),
      • traducción y revisión (para publicar en sitios donde corregir sea fácil y barato),
      • traducción, revisión y corrección de pruebas (para publicar en papel o donde los errores se paguen caros).
      • En resumen, cuanto más caro sea cometer un error, mejor calidad has de contratar.
    • También influye en el precio la prisa que tengas. Algunos clientes están mal acostumbrados a que con la traducción automática (Google y demás) no importa la cantidad de texto: pulsas un botón y ya. La traducción profesional no es así. Si quieres el trabajo de varios días hecho en un día, tendremos que poner más personas a ello y coordinar el equipo. Esto cuesta tiempo, y vale dinero.
    • ¿Quieres ahorrar con tu traducción sin perder calidad? Tres consejos de oro:
    1. Presenta tus archivos en formato editable
    2. Haz pedidos grandes o a intervalos regulares (cada día, semana, mes, trimestre)
    3. Paga por adelantado o lo antes posible.
  • ¿Cómo de buena es esta traducción?

    • Antes del encargo: una buena agencia se hace responsable de la calidad de la traducción que entrega al cliente y te da garantías al respecto.
      • Si tu texto estaba mal escrito, será difícil que la traducción sea buena. Una buena agencia te dice si tu texto de origen está mal. Si no, no te sirve.
      • ¿Quién va a leer el texto? ¿dónde se va a publicar? Si tus instrucciones no son lo suficientemente completas, una buena agencia te pedirá más datos respecto a tu encargo. Recuerda: la talla única es la que sienta igual de mal a todo el mundo.
    • Después del encargo: una buena agencia hace control de calidad, y te puede dar informes al respecto. Y si no son óptimos, cumple con las garantías que te había dado.
      • Una buena agencia tiene una base de datos amplia, no da siempre todo el trabajo a los mismos. Conoce a sus traductores, y sabe quién está mejor cualificado para qué encargo. Puedes pedir saber los nombres o ver los CV (sin datos de contacto) de los traductores que hacen tus encargos. Puedes hablar directamente con tu traductor. Con una buena agencia en un 98% de los casos no hará falta: para eso te sirve, para despreocuparte.
  • ¿Cuándo estáis disponibles?

    • Una agencia seria tiene horarios fijos de atención al cliente, y tiene disponibilidad a lo largo de todo el año.
    • De nada sirve que una agencia tenga solo un traductor para un determinado tipo de texto, y simplemente sea una fachada para un único trabajador. Amplia disponibilidad para cubrir todo el año (incluyendo picos de trabajo, vacaciones, bajas, y demás) es una de las ventajas principales de una agencia de traducción frente a un traductor autónomo.

¿Y tú, estás sacándole partido a tu agencia de traducción? ¿qué le pides?

**

Ilustraciones: Freekhand, Miguel Herranz

Este post esta disponible en: Inglés

Leave a Reply